Call Of Duty Blacks Ops IIII

Su brillante regreso está aquí

Games
WWRFM

Por WWRFM

Share on FacebookTweet about this on Twitter

La saga CoD vuelve a hacer ruido. Hemos vivido años con unas entregas mejor que otras, pero hoy en 2018 tenemos una nueva edición que recupera con creces a los fans de la saga. Un modo Battle royale, uno zombies y un competitivo que no decepciona son las claves para nuestro análisis de Call of Duty: Black Ops 4.

Call of Duty recupera por fin su forma, y era algo que hace años no veíamos; y eso gente de verdad es una gran noticia para todos los amantes de la saga.
La gran novedad en este nuevo título es Blackout, un modo battleroyale, en donde manera solitaria, dúos o en squad debemos enfrentarnos a varias decenas de otros usuarios y acabar sobreviviendo a todos para ser los últimos en pie.
La respuesta es clara, sabemos que el modo battleroyale es algo que está de moda, pero conseguir lograr su máxima jugabilidad no es fácil, y treyarch y activision lo han logrado y con creces, y nos atrevemos a a decir que es posible que estemos ante el representante de este género que mejor se equilibra en los tiempos de acción y con toda la carga más divertida jamas antes experimentada en este genero.

Manejar el ritmo de algo de estas características en un mapa tan grande es siempre complicado. Unos prefieren el ritmo más lento y táctico de PUBG, con muchos y muy largos lapsos de tiempo entre tiroteo y tiroteo y problemas de lag que hacen frustante su jugabilidad, mientras que otros prefieren los colores y el baile de Fortnite. En Call of Duty 2018 su modo Blackout tiene en el arranque la posibilidad si lo deseamos y tenemos suerte de buscar un lugar recóndito y tratar de hacernos fuertes en equipo o en posicionamiento, y acaba elevando su ritmo de una forma perfecta en los últimos minutos de la partida haciéndolo realmente épico. Cargados de momentos espectaculares y con un sentido de la tensión tremendamente bien logrado. La clave de un buen Battle royale sin perder ni un ápice la esencia única de CoD. Un equilibrio que era más difícil de lograr de lo que parecía, y que Black Ops 4 consigue afinar de manera sobresaliente.

Una de las principales claves es la movilidad máxima de los personajes, muy rápidos y con acceso a varios tipos de vehículos para tierra, mar o aire.
Su mapa es ni demasiado grande para que alguna partida se haga aburrida, ni tampoco demasiado pequeño como para que sólo haya espacio para disparos a lo loco. Tiene el tamaño exacto para garantizar una experiencia más táctica, o bien de rápidas y fugaces escenas de acción en base a los deseos del jugador. Funciona igual de bien ya sea para 88 jugadores en las partidas individuales o por parejas, o para los 100 usuarios que acaban reuniéndose en las partidas modo squad. Ya sea jugando en solitario o formando el equipo que deseemos el juego es muy divertido, algo de lo que no pueden presumir otros títulos de estas características ya que jugándolos en solitario acaban resultando aburridos.

Pasando a su modo multijugador tradicional viene con gran fuerza este año. Treyarch ha sabido escuchar a sus seguidores, por lo que ahora no tenemos jetpack ni podemos correr por las paredes, ósea si han pensado mejor todo y han agregado novedades de gran valor para la dinámica de este modo.

Una de las más llamativas es que ahora contamos con 150 puntos de vida (en lugar de 100) manteniendo el daño prácticamente igual que en anteriores entregas, así que el ‘time to kill’, es decir el tiempo y esfuerzo que necesitas para matar a un enemigo, es más largo que nunca. Esto parece haber generado cierta controversia entre los profesionales de eSports pero a nosotros nos ha gustado mucho, ya que te diremos que tener la oportunidad de reaccionar al fuego enemigo y que todos los encuentros generen cierta tensión nos parece divertido y todo un acierto. Un punto más estratégico y menos frenético para la experiencia jugable. Más aún si tenemos en cuenta que escopetas, francotiradores y ciertas armas de especialistas siguen pudiendo acabar con nosotros de un solo impacto, como siempre.

La recuperación de salud de nuestro soldado por otra parte ya no se lleva a cabo de forma automática — de hecho sólo es así en el modo zombies — ahora debes activarla manualmente con una habilidad la cura o cara de tu arma. Es decir, que curarse o recargar armas es una decisión táctica que debes tomar según la situación. Mucho menos generosas son las dos habilidades propias de cada especialista: la primera es una herramienta con un enfriamiento moderado, pero suficientemente restrictivo como para hacernos conservarla hasta el momento oportuno; mientras que la otra es una definitiva con la que contaremos apenas una o dos veces por partida generalmente. Parece que Treyarch quiere que los especialistas influyan y desequilibren las partidas, pero que no acabe siendo un factor que destruya el cuidado equilibrio del que hace gala el juego en su competitivo.

Otro cambio que nos ha gustado mucho es la incorporación del sistema ‘Guns Still Up’, una pequeña revisión general de la jugabilidad que compensa la falta de doble salto y carrera por las paredes con la posibilidad de seguir disparando en prácticamente cualquier situación. Correr, saltar, deslizarse, tirar una granada, activar una racha de puntos o incluso quedar inmóvil en una trampa no suponen ningún impedimento para seguir disparando, de modo que sólo detienes toda la acción para curarte o recargar. Es fantástico, y es otro elemento más de esos que podríamos etiquetar como de fácil comprensión pero difícil dominio que tanto enriquecen la jugabilidad de un título de estas características.

Entrando en la parte final de nuestro análisis de Call of Duty: Black Ops IIII cave decir que cualquier rastro de una campaña individual y todo lo narrativo ha quedado vinculado a dos partes muy concretas del juego. Por un lado los zombies y por otro el cuartel General de Especialistas. Una parte está francamente buena y la otra muy bien trabajada pero claramente más discreta.

Empezaremos por lo positivo que es IX, Travesía Infernal y La Sangre de los Condenados, las tres campañas zombie. Dos de ellas completamente nuevas, y la tercera que homenajea a una de las más queridas por los aficionados, uno de los capítulos de lucha contra los no muertos de Black Ops 2. Lo mejor, como siempre en estos casos es no contar absolutamente nada y dejar las sorpresas para que tu como jugador las descubras.

Finalmente esta “EL cuartel General de Especialistas”, un lugar donde podemos encontrar todo lo que necesitamos. Desde las historias narradas en en espectaculares cinemáticas, hasta tutoriales para aprender a manejar las diferentes habilidades de cada personaje.

Nuestra conclusión es que el nuevo CoD puede haber eliminado un modo campaña para esta entrega, sin embargo hemos descubierto que hay muchas nueva cosas que lo hacen muy bueno en su interior. Es fácil que Blackout te mantenga pegado a la pantalla hasta invertir mucho más tiempo que en un modo individual tradicional de la serie. Si sólo te interesan las experiencias individuales no hay espacio para ti en este videojuego, pero si eres fan de los multijugadores de acción frenéticos no vas a encontrar actualmente muchos mejores que Call of Duty: Black Ops 4, ecuentra tu versión para Ps4, Xboxone y Pc en tu tienda favorita.

 

2018 Worldwideradio.fm