#WorldwideradioTv Offline

Sin conectividad
Mute

Análisis de Dead Rising 4 XBOX ONE

Feliz navidad y muerte al Apocalipsis Zombie

Games
WWRFM

Por WWRFM

Share on FacebookTweet about this on Twitter

06 de Diciembre 2016

Gracias a @XboxChile pudimos conocer el esperando Dead Rising 4, estas son nuestras impresiones.

Ha pasado una década desde que Frank West hizo su primera y estelar aparición en Xbox 360. Un fotoperiodista que se metía de lleno en un centro comercial infectado de zombis y que descubría una de las mayores conspiraciones que se recuerdan. Lo que podía parecer otro juego de no muertos se convirtió en uno de los títulos más divertidos de la pasada generación de consolas. El carisma del personaje, el ritmo y sorpresas de la trama y sobre todo una fórmula jugable exigente, original y distinta hicieron que Dead Rising sea, para muchos a día de hoy, uno de los grandes juegos de la segunda consola de Microsoft. Han pasado varias entregas más, a cada cual menos inspirada, hasta la llegada de Dead Rising 4.

deadrising4_electricwreath

La compañía japonesa Capcom, a través de su desarrolladora Capcom Vancouver, intentó revisar su propuesta original con Off the Record, donde básicamente recuperábamos un Frank West algo pasado de vueltas como protagonista en lugar de Chuck, que pasaba a ser un psicópata. Movimiento agradecido para el fan del fotoperiodista, aunque el producto en sí mantenía sus virtudes y defectos. Pasó el tiempo – omitiremos el port de la primera entrega a Wii- y con el anuncio de Xbox One llegaba Nick Ramos, protagonista de Dead Rising 3. La saga ganaba en escala, con los vehículos como grandes protagonistas para recorrer la ciudad infectada de zombis y con cada vez más enemigos en pantalla. En esta entrega ya se había perdido la tensión del tiempo corriendo contra nosotros.

En Dead Rising el jugador estaba casi obligado a rejugar la campaña. Teníamos puntos de guardado en lugares concretos (lavabos y zonas seguras) y si moríamos, debíamos reiniciar el último guardado -algo que podía llevarse por delante acciones interesantes hechas- o empezar desde el principio acarreando la experiencia y habilidades de esa primera partida. No era raro empezar un par de veces acumulando para hacer una partida decente. En ella, nos podíamos olvidar de conseguir hace las secundarias, porque el tiempo apremiaba y nuestro personaje “no podía con todo”. Con planificación y paciencia en una primera vuelta se podía sacar el final bueno, sí, pero quedaba mucha tela por cortar. Supervivientes, armas secretas… Rejugabilidad y dificultad ambas de la mano.

dr4_blambow

Frank West es uno de los atractivos. Está sorprendentemente rejuvenecido a pesar de superar los 50 años, y mantiene ese tono a caballo entre el sarcasmo y la despreocupación en los momentos de mayor tensión. Sus chascarrillos acompañan bien, aunque no sea al nivel de otras de sus apariciones, y el personaje tiene la fuerza suficiente para que el viaje del jugador sea ameno y entretenido por su parte. De entre los personajes que iremos conociendo no los hay del nivel de Carlitos o Isabela, nos atreveríamos a decir que tampoco al nivel de Rhonda, de Dead Rising 3, pero sí que hay algunos super momentos protagonizados por un par de villanos que valen mucho la pena.

Cuando empieza Dead Rising 4, las sensaciones son claras: la base nos es muy familiar. Tenemos a un personaje que puede coger casi cualquier objeto para usarlo de arma, puede saltar, puede correr y puede interactuar con su entorno. A medida que vamos eliminando enemigos y subiendo el contador de combos podemos hacer ataques definitivos devastadores y espectaculares visualmente. A ello se añade el hecho de que el sistema de combate ha sido pulido y se ha mejorado. Desde la posibilidad de pulsar RB para esquivar una embestida que venga desde un lado de la pantalla a usar Y como si fuera el contragolpe de un Batman Arkham. Tenemos un elenco de acciones sencillo pero muy eficaz para lidiar con ataques de decenas de enemigos a 360 grados.

Mientras vamos machacando enemigos y haciendo tareas variadas, vamos sumando PP que nos permiten subir de nivel y desbloquear nuevas opciones en el árbol de habilidades. Éste cuenta con varias ramas en las que podemos potenciar a nuestro personaje. Todo lo referente a ataques cuerpo a cuerpo, armas de fuego, fortaleza para tener más vida, resistencia o regeneración de vida, y también para mejorar la construcción de todo tipo de armas y artilugios. Es importante subir de nivel para afrontar desafíos crecientes, pero rara será la vez que nos veremos superados por la situación. Esa dificultad infernal de la saga hace diez años no está presente, y tendremos -salvo momentos puntuales- la situación bajo control.

frankwest_meetsevos

El listado de armas es casi eterno. Desde bates de béisbol a machetes, tijeras, martillos, mazos, macetas con flores, sillas, pistolas, escopetas, lanzacohetes, katanas, espadones… Podríamos estar así durante líneas y líneas. Quién haya jugado un Dead Rising sabe que todo vale como arma. También vuelven las armas combinadas, algunas de ellas realmente espectaculares. Una ballesta que dispara fuegos artificiales, una corona de flores que es una bomba de relojería, las ya vistas mil veces en tráilers espadas de fuego y de hielo, una cabeza de dinosaurio de plástico que lanza ácido por la boca… Hay muchas opciones, son sencillas de crear y de encontrar y aportan una variedad enorme a la partida. Sin duda alguna, la gran cantidad y originalidad de armas son uno de los ganchos del juego.

A ello se añade, claro está, el exotraje. Se trata de un traje que nos dá más resistencia y fuerza, permitiéndonos coger objetos pesados (señales pegadas al suelo, puertas de coche, etc.) y hacer creaciones de auténtica locura. Con el exotraje podremos crear las armás más devastadoras de todo el juego. Desmontar una recreativa y crear una especie de artilugio que golpea con fuerza y lanza ondas de energía. O recuperar un potenciador de una caja y convertirnos en una especie de Transformer con metralletas a distancia. Cuesta reducir a texto escrito todo lo que podemos hacer con las armas y los exotrajes, pero vale y mucho la pena. Quienes busquen algo alocado y divertido tienen en Dead Rising 4 horas y horas por delante, porque a cada invento que nos encontramos es más alocado y potente que el anterior. Este exotraje tiene una duración limitada, por lo que hay que usarlo con cabeza (salvo algunos niveles donde por contexto no se gasta durante la misión en la que estamos). A ellos se añaden los vehículos, que también se pueden combinar de mil maneras -la primera ya es toda una sorpresa, una especie de Kart mezclado con un carrito de compra para hacer un bólido destructor de primera línea- y nos permiten arrasar con los zombis como con pocas armas. Es cierto que el peso de los vehículos es inferior a Dead Rising 3, ya que no tenemos trayectos tan de ida y vuelta como en la aventura de Ramos.

dr4_ornament_gun

Salvar, crear y mejorar refugios

Una de las novedades del juego son los refugios. Limpiamos una zona de zombis y automáticamente vivirán allí 4-5 personajes que nos servirán de tienda. Podremos comprar armas, mapas que nos indican donde están algunos extras, vehículos y también tienda de ropa. Todo ello se compra con chatarra, una especie de moneda que conseguimos matando no muertos. Esto, que facilita y mucho las cosas, es un ejemplo de como se ha querido hacer un título mucho más accesible. Aquí es tan fácil como volver a los refugios que hay en cada zona de cada uno de los capítulos para tener acceso a las armas más poderosas que hemos conseguido previamente. No es necesario volver a ese toldo que había cerca del inicio del primer juego para coger la Katana de turno, para entendernos.

Los refugios se pueden mejorar de una manera: encontrando supervivientes. Mientras vamos avanzando por la trama principal recibiremos avisos de eventos cercanos. Los hay de varios tipos, pero el que nos ocupa ahora es el de salvar un superviviente. No tenemos una barra de tiempo en la que tenemos que ir antes de que muera como en anteriores entregas, por lo que si le hacemos relativamente caso no tendremos problema en rescatarlos. Limpiamos la zona y ellos automáticamente se van corriendo al refugio. A medida que hay más gente en esta zona segura, más objetos y características tendremos disponibles. Si queremos desbloquearlo todo es obligatorio rescatar a varios NPC para que suba el nivel del refugio, aunque para avanzar y terminar la partida no es del todo necesario.

En el desarrollo del juego hemos perdido esa planificación necesaria: primero voy a este superviviente, luego voy al psicópata y si tengo tiempo voy al otro superviviente que todavía tengo margen de tiempo. No existe esto en Dead Rising 4. Avanzas por la trama, te salta un evento, te desvías si quieres para realizarlo y prosigues en tu camino. No tendremos muchos avisos a la vez y si los hay, se pueden hacer sin problemas de tiempo ni nada por el estilo.  El único motivo para desviarnos es conseguir recompensas en forma de experiencia o mejora de refugio.  También hay otros eventos para acabar con bases enemigas de humanos o hacernos con un botín de otra facción. El problema de todo esto es que no tiene ningún reto ni tampoco varían mucho los unos de los otros. Llegamos, machacamos a los zombis o a los humanos y seguimos con nuestro camino.

Apartado técnico

Dead Rising 4 es un juego mucho más vistoso que la tercera entrega, que apareció también en Xbox One hace ahora tres años. El título es más sólido en lo que framerate se refiere -hemos visto algún bajón puntual- y todos los elementos que acompañan nuestro avance tienen mucho más detalle, desde los modelados de los personajes hasta la recreación de las tiendas en el centro comercial, los edificios e interiores de la ciudad y demás. No estamos ante un juego sorprendente a nivel visual pero teniendo en cuenta la gran cantidad de zombis y enemigos que se generan en pantalla cada dos por tres, cumple con su cometido. También en lo que efectos especiales se refiere. Eso sí, se echa en falta algunas animaciones más pulidas y hemos sufrido algunos problemas como eventos que no se sucedían y teníamos que reiniciar la partida y algo de tearing en algunas situaciones.

La banda sonora acompaña bien durante toda la aventura, con una buena cantidad de melodías dinámicas según cada momento a las que se añaden las canciones que encontramos en las tiendas (incluido el theme de Street Fighter en una tienda de videojuegos), en las radios de los coches, etc. El título llega con las voces en inglés, tradición en la saga que se rompió en Dead Rising 3 doblado al castellano, con una buena interpretación general de los principales protagonistas.

 

Descarga nuesta APP desde

2017 Worldwideradio.fm